viernes, 31 de marzo de 2017

CONTRADICCIONES NOCTURNAS



Y en estas noches desiertas donde convergen mis mundos aparecen mis dudas buscando respuestas.
Quisiera entender el dolor que muchas veces provocamos  y mas aún las heridas que nos dejan. Entre tantos caminos extraviamos la ruta, escapamos de la balsámica calma de un hogar seguro para volar en
 la embriaguez  de los ruidos del asfalto. 
¿ Será que los leños de un hogar a veces no son suficientes para quien tiene alas que reviven en el brillo del cielo?, 
no lo se...
Dicen que el ímpetu del viento siempre impulsa al pájaro a volar de su nido y es en esa proeza que comienza el suicidio de sus alas.
Peligrosos vuelos tejidos en aras del amor, ave inquieta dispuesta a recorrer el mundo gorgojando en un balcón para una dulce gota que puede ser su veneno.
Este mundo humano es una trampa mortal que quema las alas en el aire pero es imposible controlar la ebriedad que desparrama el sentimiento. Y aquí me encuentro en las horas que me faltan, cuestionando todo...
¿Cuanto tiempo para vivir?, ¿Cuanto tiempo para morir?
¿cuantas horas extraviadas nos quedan para reparar un corazón que se entrego dulcemente sin saber que solo el  era un blanco de duelo?
Contradicciones ahuecadas que se amasan en la oscura noche,  la  razón picoteando vivencias en ese amargo deleite de
 repasar la vida, donde emergen las sombras, tus culpas, los dolores y un camino.
¡Yo quiero entender mis enredos!, ¡demasiadas preguntas! me fatigan las respuestas que justifican mis pensamientos dispersos.
Miro mi vida, enfrento mis años al espejo y en un hondo respiro me pregunto...
¿Porque no entendiste al hombre que siempre te amo? un profundo silencio agrieta mi alma.
Pude haber entendido su amor,  de aromas que saben a hogar, de esfuerzos que mueven montañas, de manos protectoras que no han sido vencidas, pero la vida no es justa, todos los amaneceres se convierten en misterio. El pájaro es de aire  siempre quiere volar para alcanzar en vano las estrellas e idolatrar  sus destellos.
¿Entonces...? ¿debo alimentar mi aire como Salvador?
¿ o reparo mi nido suavemente bajo la rama domesticada de un hombre? 
Este rito mio de preguntas y respuestas es una extraña costumbre que se balancea en distintas direcciones.

YURIET
D.R.
2017  





No hay comentarios:

Publicar un comentario